¡Hola palmerófilos!
Nos hemos hecho la mar de modernos y hemos decidido empezar a hacer vídeos que te acerquen de una manera amena y divertida las bondades de nuestra querida isla. Vamos, una proyección de nuestro estilo ya conocido a un formato más auténtico y palpable que el escrito. Eso, y de paso que nos veas un poco más las caras, ¡que Kailos y yo no somos tan feos como para escondernos!

Para ello, qué mejor que aprovechar la copiosa nevada que ha caído estos días en las cumbres de La Palma, por encima de los 1300 metros, y encaminarnos por la carretera que va desde Santa Cruz de La Palma al Roque de los Muchachos en busca del helado, raro y preciado material que tan pocas veces podemos disfrutar en estas latitudes. Es una de las extrañas curiosidades que se pueden disfrutar en islas de esta altura en una zona subtropical: Bañarte en el mar o pasear por la costa en camiseta y, si te da por ahí, subir luego a jugar en la nieve (Con algo más que el bañador y la camiseta, a poder ser…). Pero como los palmeros estamos poco acostumbrados a estas cosas y somos unos frioleros de mucho cuidado, nos hemos quedado sólo con la segunda parte del pack: ¡Nieve, nieve y nieve! Y capas, capas y capas de ropa.
La única pena que nos quedó fue que llegar al Roque de Los Muchachos se hizo imposible debido a nuestro desconocimiento de la existencia de cadenas para las ruedas (Lanzo una pregunta al aire… ¿Las venderán en algún sitio en esta isla? Como esto de la nieve es más raro que un perro verde…), y los atascos que se fueron formando en determinados puntos debido a la locura de los palmeros, tan amantes de las novedades como pocos en este mundo.

Pero bueno, no me enrrollo más: ¿Quieres ver cómo es la nieve en las alturas palmeras? ¡Pues no me leas más y ponte a ver el vídeo, que sé que te va a gustar!

PD: Si te ha gustado, ¡no dudes en dejar un comentario! Si es necesario, intercambiaremos ese comentario por un leche y leche en cualquier cafetería/bar de la geografía insular.