Hoy en La Palma Mola acudimos a un clásico palmero que no podía faltar entre nuestros artículos. Hablamos, cómo no, de Los Balcones de la Avenida Marítima.

Si bien toda la fachada marítima de Santa Cruz de La Palma presenta viviendas con diferente tipología de balcones, el conjunto formado por las seis casas que conforman este espacio comprendido entre la calle Tedote y la placeta de Borrero constituyen el núcleo más representativo de todos ellos.

Aunque los tratemos como miradores al mar, se trata, en realidad, de la parte trasera de las casas, cuya fachada principal mira hacia la calle Real, en este tramo, denominada Pérez de Brito. Piensa que antiguamente donde se sitúa la Avenida sólo había algunas huertas y una playa con más piedras que arena. Los balcones eran para el uso y disfrute de los dueños de las viviendas, por si querían otear el horizonte o respirar la fresca brisa marina.

Concebidos como un tipo de arquitectura popular y realizados en madera de tea, el balcón se extiende a lo largo de toda la fachada, ocupando la segunda y, en ocasiones, la tercera planta. Como es propio en este tipo de viviendas, en uno de los extremos del balcón se sitúa el inodoro, reconocible porque está cubierto por tablas (que aportaban un poco de intimidad) en las que se abre un pequeño postigo central. Imagínate qué privilegiados eran los habitantes de estas casas al poder filosofar en el excusado con semejantes vistas de nuestro Atlántico.

El balcón representa un tipo de “arquitectura transmitida”, que llega a las islas desde los primeros años de la colonización hispana a través del arte mudéjar, traído fundamentalmente por habitantes de la Baja Andalucía, produciéndose transformaciones con el paso del tiempo debidas a las aportaciones de emigrantes portugueses establecidos en la Isla, lo que explica esa variedad de tipologías. Todo este variado repertorio de balcones y de arte mudéjar en general encontrará posteriormente una amplia difusión en América, donde se extenderá por Perú, Cuba, Venezuela, etc., bajo la denominación de arte colonial.

Aspectos Interesantes:
-En la última casa, la que delimita con la calle Tedote, nació y habitó el ilustre palmero José Pérez Vidal (1907-1990) etnólogo e historiador.
-Es una zona donde abundan los restaurantes y lugares propicios para tomar algo. Pásate, come bien y de paso aprovecha a ver alguna de estas casas desde dentro, puesto que como hemos mencionado algunas sirven como restaurantes o bares. Una oportunidad genial para conocer estas maravillas a través de un plan alternativo.

Desde La Palma Mola además te proponemos que hagas un ejercicio imaginativo. Pásate por los balcones e imagínate como un ciudadano de la época viendo a la burguesía pasearse por la elegante Calle Real con tan espectacular telón de fondo. Por otro lado, aprovecha a ver detalles encantadores de estas casas como los que hay en el estrecho callejón que divide físicamente esta manzana, en el cual se observa en la fachada lateral de una de las viviendas un horno semicircular, que sobresale.