En La Palma, por poco senderismo que hagas, en seguida te darás cuenta de que hay una serie de marcas de pintura a lo largo de todos los caminos de la isla. Es el balizamiento de la red de senderos de La Palma, un efectivo y simplísimo sistema de orientación para que no te pierdas allá donde vayas.

señales

Este sistema, comenzado a mediados del año 2000, posee actualmente más de 20.000 balizas distribuidas por los senderos de toda la isla. Están pintadas en objetos del entorno que sean lo más visibles y permanentes posibles, como troncos de árboles, grandes piedras, muros y paredes, etc. Pero, ¿qué significan cada una de ellas? Aquí te lo vamos a explicar:

Hay dos tipologías principales: Las dos franjas horizontales y paralelas, sean del color que sean, y las franjas cruzadas. Las primeras indican que estás en la dirección correcta de un sendero. Las segundas, indican que ese desvío no es parte del sendero. ¿Sencillo, no? Así pues, si ves una “X” (el segundo tipo), yo que tú no iría por ahí, porque a saber a donde acabas llegando. En cambio, si estás algo perdido, lo ideal es buscar las dos rayas horizontales pintadas en alguno de los árboles, rocas o muros cercanos, indicativo de que el camino sigue por ahí.
Cabe señalar que hay un tercer tipo, menos común, pero necesario al fin y al cabo, y es el de Cambio de Dirección, que está formado por tres rayas horizontales, la última de abajo con forma de flecha hacia la izquierda, que indica un próximo cambio de rumbo o de firme.

señales3

En cuanto a los colores, la red de senderos de La Palma se divide en tres morfologías principales:
-La Verde y blanca, que indica un sendero local, acortados como SL. Son relativamente cortos (siempre menos de 10km), y suelen servir para hacer pequeñas excursiones o para conectar entre sí senderos más largos.
-La Amarilla y blanca se refiere a senderos de pequeño recorrido, o PR. Su distancia es inferior a 50km, y siempre se pueden recorrer en una sola jornada. La mayoría de senderos de la isla pertenecen a este grupo, y en su mayoría son traviesas (no, no ese tipo de traviesas, picarón, sino caminos que atraviesan la isla a la misma altura, interconectando otros caminos), o caminos costa-cumbre,de gran desnivel acumulado.
Por último, la Roja y blanca, son los GR, o senderos de Gran Recorrido. Tienen una distancia mayor de 50km, y necesitan varias jornadas para ser recorridos. En La Palma sólo hay dos senderos que cumplen estas premisas, el GR 130 (Camino Real de la Costa y Medianías, que rodea la isla de manera circular, en torno a 5 jornadas de camino) y el GR 131 (La Ruta del Bastón, que recorre la isla por medio de la dorsal montañosa central, rodeando La Caldera de Taburiente y continuando por Cumbre Nueva y Cumbre Vieja hasta llegar a la punta de Fuencaliente).
Hay que decir que casi todos los caminos conectan con algún otro, de tal manera que el senderista puede fabricarse su propia ruta sobre la marcha, sin necesidad de seguir los senderos al pie de la letra y pudiendo combinar varios a su gusto.

señales2

Existe también la llamada Señalización Vertical, menos común, pero más completa, con paneles informativos, mesas interpretativas, postes señalizados, etc, que complementan el sendero ofreciendo información más detallada.
En el inicio de muchos senderos, en los principales núcleos urbanos y en determinados sitios estratégicos hay paneles de información general, con los senderos que hay por la zona, bien explicados y colocados en el mapa. Existen más de 50 de estos paneles.
A lo largo de los senderos están los postes señalizados, colocados sobre todo en cruces más o menos confusos, o cruces con otros senderos, y que indican la dirección de los senderos, y a veces, los kilómetros restantes para finalizarlos. Hay en torno a 800 señales de este tipo.
-Las mesas interpretativas, bastante escasas, suelen aparecer en lugares donde se hace una parada obligada en el sendero, como miradores o lugares de interés. Hay apenas un par de docenas de ellas.

Con este pequeño acercamiento al mundo de las señalizaciones de los senderos, ya es mucho menos probable que te pierdas por esos caminos a lo largo y ancho de la isla. Eso sí, en caso de perderte, recuerda la máxima de los palmeros: Camines hacia donde camines, tarde o temprano te encontrarás con el mar. O una carretera, que es más práctico. Es la ventaja de estar en una isla.