La Caldera de Taburiente

Vente conmigo a descubrir una de esas maravillas de la naturaleza que hacen que tu cerebro te repita varias veces: “Mira esto bien, saborea cada detalle, porque es algo que no se ve todos los días”. Vente conmigo a descubrir La Caldera de Taburiente, probablemente el máximo exponente natural, paisajístico y geológico de la Isla de La Palma; Una enorme caldera formada por efecto de la erosión durante más de un millón de años. Una auténtica rareza digna de ser contemplada y amada.

_MG_1144

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente

Si hay una obligación para todo visitante que quiera paladear la verdadera belleza de La Palma, esa es visitar el Parque Nacional de La Caldera de Taburiente. ¿Parque Nacional? ¿Caldera? Bueno, pongámonos en antecedentes, todo a su tiempo:
Sí, es Parque Nacional, uno de los 14 que hay en España. Tiene esa denominación desde 1954 (fue uno de los primeros, el cuarto en ser declarado) y ocupa un total de 4690 hectáreas.
Y sí, es una Caldera geológica, para los no entendidos, un enorme cráter. Sin enrrollarme demasiado, resumiré que se trata de un antiguo volcán (llamado Taburiente), que fue creciendo y creciendo a base de erupciones. Contrario a lo que se pensaba antaño, los geólogos han llegado a la conclusión de que este volcán no se convirtió en caldera mediante una explosión, sino por culpa de un derrumbe. En algún momento, con el Volcán alcanzando una altura enorme (Probablemente unos 3000-4000 metros), se abrió una brecha en lo alto del cono y con ella se generó un gran deslizamiento de materiales. Más deslizamientos posteriores por efecto de la gravedad, seguidos de la erosión intermitente por agua, formaron la actual Caldera y el Barranco de las Angustias que la abre hacia el mar.

_MG_1141

¿Cómo es La Caldera de Taburiente?

El panorama predominante del parque es de pinos ascendiendo por escarpadas laderas verticales. Pinos, pinos y más pinos. Si tienes algún tipo de extraña fobia a los pinos canarios (La famosa y terrible Pinofobia), mejor no vayas. Si acaso te puedes refugiar en el fondo del barranco, en el Riachuelo de La Caldera, donde entre cantos rodados, charcas, fallas y sauces puedes tomarte un respiro. Porque sí, uno de los grandes atractivos del Parque es su curso de agua permanente, el único “río” (si se le puede llamar así) de todo el archipiélago canario. Los niños (y tú y tus amigotes de traje y corbata, ¡Admítelo!), se lo pasarán pipa remojándose en las charcas y cascadas del riachuelo.
Más allá de pinos y riachuelos, hay multitud de senderos, cascadas varias, grabados rupestres, enormes cuervos y escurridizos arruís (una especie de cabra montesa, mal llamados “muflones” por los locales), pajaritos de todos los colores, extraños endemismos vegetales… y una selecta zona de acampada, carente de todo tipo de lujos, pero muy natural y salvaje, donde tienes que llamar para reservar sitio. Tranquilo, más abajo te explicaré cómo, que yo conozco a los jefes y ellos te cuelan si vas de mi parte.

_MG_1126

Cómo entrar a La Caldera

Hay múltiples opciones para disfrutar de este pequeño paraíso, pero yo te voy a detallar la más clásica, sencilla y utilizada: Entrar por los brecitos, bajar hasta el riachuelo, acampar, y salir por el Barranco de las Angustias. ¿Porqué ésta y no otra? Bien, hablemos en números. La zona de aparcamiento en el fondo del barranco de las Angustias (digamos, la primera parada obligada cuando vas a La Caldera, muy cerquita de Los Llanos de Aridane), está a 200m sobre el nivel del mar. Y la zona de acampada, junto al riachuelo, está a 800 msnm. Esto supone un desnivel ascendente de 600m, suponiendo que decidieras entrar caminando. No parece mucho, pero tienes que ir sorteando el río por inestables pasos de piedra, saltando de roca en roca, y finalizando con el adecuadamente llamado “Reventón”, que como su nombre indica, te revienta. La mayor parte del camino no es un cómodo sendero, sino un camino que se tiene que improvisar cada año tras las crecidas del barranco en invierno. Y esa es otra, este sendero es impracticable en época de lluvias (y muy poco recomendable, salvo que quieras llegar al mar extremadamente rápido dejándote llevar por la corriente).

_MG_1042

Pero luego está la otra entrada, la de los Brecitos, a unos 1000 msnm, es decir, 200 metros más arriba que el riachuelo, es decir, tu destino. ¡Todo bajada! ¡Yuju! Pero espera; Te preguntarás cómo subir desde la zona del aparcamiento de coches hasta los Brecitos… Aquí viene la parte triste de la historia. O en taxi 4×4, o a pie, o con un amigo benévolo que te suba y luego se vaya a su casa. Porque aparcar en los Brecitos con tu coche está prácticamente descartado; no hay apenas sitio y hay una leyenda local que dice que te multan si haces eso. Verdad o mito, yo no quisiera comprobarlo. Así que vayamos a lo más práctico: El taxi. Hay taxis de varias plazas, que salen del aparcamiento del fondo del barranco cada 30 minutos, y todos te suben por 51 euros. ¿Perdóoooon? Sí, 51 euros. Te interesará ir con un grupo grande, porque te cobrarán ese precio indistintamente de la gente que vaya. Si van 8 (el taxi de más plazas), por ejemplo, te saldrá a 6,62 euros por cabeza. Así que más te vale hacerte amiguito de alguno de los que esté esperando para subir en taxi, para así dividir costos. ¿Un robo a mano armada? Eso que lo decida cada uno, pero lo que está claro es que quien quiere ajustarse a la legalidad de La Caldera es lo que tiene que hacer.
Si a pesar de todo decides ser un temerario y subir (o que te suban) en coche particular o de alquiler hasta los Brecitos, que sepas que se tardan de 20 a 30 minutos por una pista asfaltada de un solo carril de doble sentido, con curvas bastante peligrosas y sin demasiados arrimaderos. No es cosa para principiantes. En cuanto a caminar… échale dos horas y media con un desnivel de 800 metros en ascenso. Allá tú y tus cuádriceps.
Resumiendo, se baja en coche hasta el fondo del barranco (si no tienes coche, siempre puedes pagarte un taxi hasta el mismo sitio en cualquier parada de Taxis de los Llanos), allí se coge un taxi 4×4, te dejan en Los Brecitos, haces el sendero de bajada hasta el Riachuelo y la zona de Acampada, acampas y pasas allí el día disfrutando de La Caldera al 100%, y al día siguiente sales por el barranco de las angustias. Casi todo en bajada. ¿Así si suena bien, verdad?
Hay otras opciones, más descabelladas y disparatadas, sólo aptas para suicidas o senderistas amantes del “¡uuuuy, casi me desrisco!”, como la entrada por la Cumbrecita, llena de desniveles enormes y con un camino que deja mucho que desear. Así que esas descartémoslas. Haz lo que haga la manada y disfrutarás de La Caldera igualmente.

_MG_1146

La Ruta paso a paso

Por si aún andas perdido, te voy a explicar con pelos y señales el recorrido que tienes que seguir para poder disfrutar de La Caldera con todas las de la ley.

_MG_1037

Preparativos de la excursión

Si quieres pasar la noche en La Caldera necesitarás un permiso. En la web de Parques Nacionales puedes pedirlo online. La otra opción es llamar al centro de visitantes (Teléfono 922922280), o dejarse caer por allí, que si vienes de la zona este de la Isla te cogerá de camino por la carretera general antes de llegar a El Paso (Está claramente señalizado y visible, es un edificio gris cemento a mano izquierda, el primero que te encuentras una vez pasado el túnel de la cumbre).
Hay unas 150 plazas para acampar, así que salvo días de mucha afluencia de visitantes, no deberías tener problema. No te costará nada, sólo te pedirán el nombre y DNI de todos los que vayan a dormir allí para tener un control. Si no te vas a quedar a acampar, sino que vas a entrar y salir el mismo día, no es necesario dar cuenta de tu visita.
Por lo demás, lleva botas (o zapatillas deportivas, si no valoras tus tobillos), bañador, comida y bebida, y material de acampada (saco, tienda, etc.). Todo lo demás es a tu elección. Sólo me permito recordarte que no vas a la Selva Amazónica, sino a un sitio con senderos relativamente sencillos y cómodos, y perfectamente acondicionado para el turista (¡tienes hasta baños y agua corriente, toma ya!).

_MG_1321

Llegando al barranco de las Angustias

Suponiendo que vienes con coche de alquiler, lo más recomendable es salir desde Los Llanos y llegar al fondo del barranco de las Angustias. Primero hay que subir hasta el Lomo de los Caballos (hay varias calles que suben hasta allí, dentro de Los Llanos encontrarás carteles indicadores), y luego descender por la pista asfaltada (cuidadito con las curvas, que es de un solo carril y la caída es considerable). Aquí te dejo un link a un mapa de Google Maps para que puedas ver cómo llegar hasta el fondo del barranco desde el centro de Los Llanos.
Aquí, como dije en un párrafo anterior, podrás coger el taxi 4×4 hasta Los Brecitos, o armarte de valor y subir caminando.

_MG_1040

De los Brecitos a la Zona de Acampada

Sendero muy sencillo y para todos los públicos. Menos de 6km en bajada y por un sendero ancho, cómodo y progresivo (sin grandes desniveles). Según lo que haya llovido ese año, hay algunos barrancos con cursos de agua, como el del Ciempiés, Las Cañeras o Piedras Redondas. No te pierdas la magnífica vista que hay en el Mirador del Tagasaste, una de las estampas más fotografiadas de la isla. Finalmente, en menos de dos horas a un ritmo suave, llegarás a la llamada “Playa de Taburiente”, o lo que es lo mismo, el cauce del riachuelo. Tendrás que dar saltitos por las piedras con mucho equilibrio para vadear el río y llegar a la Zona de Acampada, que está en alto, al otro lado de una arboleda en el margen izquierdo del río. Si no tienes prisa por montar el campamento, yo que tú me daría un merecido chapuzón en el riachuelo. Ojo que el agua suele estar fría, y a veces muuuuuy fría. ¡Te recuerdo que sale del interior de la tierra!

_MG_1133

De la Zona de Acampada al desvío de la Cascada de Colores

Suponiendo que hayas pasado la noche acampado, al día siguiente -salvo que hayas reservado más días- deberás salir de La Caldera. El incio del sendero está junto al centro de interpretación de la zona de Acampada, y comienza bajando el tramo conocido como “El Reventón” (Si no sabes por qué se llama así, prueba a subirlo, anda). Continúa el sendero hasta que veas a mano izquierda un desvío en el Barranco de Limoneros. Yo te recomiendo encarecidamente que subas por ahí, un pequeño trecho, por el cauce de ese barranco, hasta llegar a un punto donde se unen dos corrientes de agua. A Mano izquierda, a simple vista, la cascada del Limonero. Date un capricho y deja que te masajee las dorsales. A Mano izquierda, el agua se vuelve naranja. No la bebas, es agua ferruginosa (con alto contenido en hierro), pero sé buen chico y sigue el curso de ese agua barranco arriba. Ojo, que el camino no es sencillo: Tendrás que trepar y escalar por paredes de roca, pues no hay camino. Si no te ves con mucha habilidad, la mejor opción es descalzarse y ir por el agua, aunque acabarás con un agradable aroma a óxido. Pero créeme que merecerá la pena el esfuerzo, cuando ante ti se alce la famosa cascada de colores: una pared de roca de colores naranjas, amarillos, verdes y hasta rojizos, por la que se precipita una cortina de agua. Una curiosidad digna de ser vista y fotografiada.

_MG_1271

De la Cascada de Colores a el aparcamiento del fondo del barranco

Retoma el camino que dejaste en el desvío y sigue por el sendero. Llegará un punto que caminar se complicará un poco, pues tendrás que ir de piedra en piedra. Piensa que el sendero hay que reconstruirlo cada año después de que corra el barranco en invierno. Habrá tramos por el fondo del mismo, y tramos por senderos más claros y alejados del cauce. Por supuesto, te hartarás de vadear el río a un lado y al otro durante gran parte del camino. ¡Pero eso tiene su encanto! ¡No hay más ríos en el archipiélago, así que saborea el momento!
Finalmente, tras pequeñas subidas y bajadas en torno al curso del río, dejando atrás múltiples charcas de agua (poca cosa comparada con las que hay junto a la zona de acampada) y tras ver la cara de sufrimiento de los que suben mientras tu bajas (Te acordarás de mis recomendaciones, te lo digo yo), llegarás al deseado aparcamiento donde estará esperándote (o no) tu coche.
Y ya podrás decirle a tus nietos que tú entraste y saliste de la Caldera como un campeón.

_MG_1262

No te pierdas detalle de…

-Las sobrecogedoras paredes de La Caldera. Parecen sacadas de un sueño, o de alguna de las pinturas orientales de época, con altas y escarpadas montañas salpicadas de pinos y rodeadas de bruma.
-La purísima agua del riachuelo. Fría como ninguna, por mucho calor que haya en el ambiente, pero perfectamente potable y magnífica para refrescarte dándote un chapuzón.
-Los senderos dentro de la Caldera. La Caldera está repleta de pequeños o no tan pequeños senderos, algunos con premios tan espectaculares como la cascada de Hoyo Verde, a 2-3 horas de marcha hacia el norte. Si te ves con tiempo y ganas, pide más información en el punto de interpretación dentro de la zona de acampada. Allí te aconsejarán perfectamente y te darán cuenta del estado de los caminos en ese momento.

_MG_1222

Revisiones

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

Tags: , ,

2 Respuestas para “La Caldera de Taburiente”

  1. Taxis del Paso febrero 3, 2014 en 11:33 pm #

    Quisiera puntualizar una cosa respecto a la información de los taxis de la caldera la cual veo que no tienen conocimiento alguno respecto ala duración ni a los precios,les informo que es un servicio que se presta de lunes a domingos y festivo de cara al turista que quiera subir reitero que quiera subir y deje el coche en los aparcamientos para poder realizar toda la ruta y no volver a los brecitos de la zona de acampada,el precio al que redacto ese infomre son de 51€ no 53 como ponen esta establecido por el cabildo, ayuntamiento y grupo de taxistas del paso en el boletin desde el año 1997,,,veo que tienen poca información al respecto y otra cosa el turista nunca tiene que esperar hacer grupos de 8 como ustedes bién ponen hay taxis de 7 plazas y de 4 por que todos tenemos derecho a comer y no todos podemos tener taxis de 8 plazas y tampoco salimos cada 30 minutos la espera la pone el cliente que qede eso claro y por ultimo amigo mio los taxi 4×4 pasarón ya a la historia desde que asfaltarón la carretera a los brecitos,lo unico que veo que si han puesto bién es que si multan por estar en todo el camino y en los Brecitos el prohibido estacionar excepto personal del parque,espero no se lo tomen a mal pero tienen que coprender que hay cosas que mejor informarse bién antes de meter la pata y poner cosas que no son,un saludo.

    • Edu Duque febrero 4, 2014 en 8:25 am #

      ¡Hola Taxis Del Paso!
      En primer lugar, gracias por tu mensaje. Entre todos podemos ayudar a mejorar esta guía que es La Palma Mola. :)
      Los 51 euros en lugar de los 53 puede ser una simple errata, o puede ser lo que me fue cobrado en ese momento. Recuerdo haber escrito este artículo al día siguiente de entrar y salir a la Caldera, pero no tengo manera de comprobarlo. Si dice que está establecido en boletín oficial, le concederé el beneficio de la duda y lo corregiré.
      En ningún lugar se dice que el turista TENGA necesariamente que esperar a hacer grupos de 8. Sencillamente se recomienda hacerlo por la evidente bajada de costes al dividir entre varias plazas. Ocultar esa información al público para favorecer a ciertos taxistas que no tienen coches de ocho plazas no me parece justo. Yo solamente explico las diferentes opciones, y cada cual que elija la más adecuada en relación a sus gustos/necesidades. Y se lo dice alguien que ha subido en taxis de 4, de 7 y de 8 plazas. Las dos veces que entré este verano, en taxis de 4 plazas, para ser más exactos.

      Los tiempos de subida, entre 20-30 minutos, si lees bien se refiere a lo que se tarda en subir con un coche particular o taxi. En ningún sitio especifica que haya que esperar 30 minutos para coger el siguiente taxi. Habiendo varios donde elegir normalmente no hay que esperar ni cinco minutos en el peor de los casos. Y los 20-30 minutos son una media. La subida a los brecitos no es una autopista precisamente, y quien quiera subir con coche particular por primera vez le tomará bastante más tiempo que a un taxi que hace ese recorrido muchas veces al día y se lo conoce como la palma de su mano.

      Por último, lo de los “4×4″, yo he subido más de una vez en taxis con tracción a las cuatro ruedas (muchos años ya entrando a la Caldera), y estoy seguro que incluso con la pista ya asfaltada. De todas formas, no me parece un detalle tan importante y no influye lo más mínimo en el fondo del artículo. Ante la duda, si no le importa, mantendré ese detalle.

      Muchas gracias por su opinión y espero que no se tome a mal mi contracrítica. He tratado de ser lo más constructivo posible y está muy bien conocer el punto de vista e inquietudes del colectivo de taxistas de La Caldera.

      Un cordial saludo,
      Eduardo Duque.

Deja un comentario


ocho × 3 =

#sidebar { width: 0% } #main { margin-right: 33.3%; width: 64.7%; }