Sí, lo sé. Ya pillaste un traje blanco y te has comprado los billetes de avión o barco para la Gran Fiesta de los Carnavales Palmeros, y seguro que vas a pasártelo en grande, pero… ¿Sabes realmente cómo sobrevivir el día de los Indianos? Aquí te damos unos apuntes que probablemente cambien tu día a mejor:

indianos060

Dónde beber en los Indianos

Seamos sinceros, futuro indiano: tú no vas a vestirte de blanco para hablar de política internacional o de la fluctuación de la curva de la demanda en entornos post-crisis (O al menos no únicamente para eso). Tú vas a, cómo decimos los palmeros, “rascarte como un piojo“. Tú vas a echarle una mano en estos tiempos difíciles a la industria de bebidas alcóholicas, porque comprendes que la situación está mal y hay que arrimar el hombro. Por eso, querido amigo, yo te diré cómo adquirir el preciado néctar capaz de animar a tu alma:
Tienes dos opciones a elegir, botellón o bares. Para el asunto botellón, lo ideal es comprar el día anterior en alguno de los supermercados, porque si bien puede que haya algún súper abierto durante la mañana de indianos, créeme, habrá muuuucha demanda para poco material. Y si quieres una recomendación personal y muy indiana, deberías hacerte una buena mezcla de mojito en una garrafa de agua (vacía, hombre) de cinco u ocho litros:

Ron blanco, hortelana (o hierbabuena, o hierba-huerto, o como sea que la llames tú), jugo de limón, azúcar morena… y hielo. Mezclas todo y… ¡voilá! Así es como lo hago yo. Luego hay quien le pone Seven Up o Agua con Gas, depende de cada casa, aunque a mi forma de ver, eso es solo para hacer bulto y hacer más cantidad con menos.
Con mojito en mano, créeme, así si que te sentirás como un verdadero emigrante cubano.

No obstante, si optas por ser más clásico e ir de bar en bar, tampoco te preocupes mucho, que los precios por copa en La Palma, si eres de fuera, te sorprenderán (para bien). Entre 2 y 4 euros, tanto en kiosko como en bar tradicional.
Ya ves que sea como fuere, no te arruinarás este lunes de Carnaval.

indianos021

Dónde comer en los Indianos

Llegado un momento de la fiesta, te plantearás lo catastróficas que debieron ser las hambrunas que han asolado a la humanidad a lo largo de su historia, porque el día es largo y tu estómago exigente. Por lo tanto, si vas en plan low-cost, una mochila a la espalda donde llevar víveres y algún refrigerio no estará de más. Si no, siempre puedes recurrir a los típicos tenderetes que montan los bares por fuera de sus locales, o a los kioskos que haya por la ciudad, y pedirte un bocadillo de lo que tengan. En la mayoría de los casos, no es que sean un manjar de dioses, pero llegado un momento te dará igual qué lleven dentro, te lo puedo asegurar. Si te consideras un tipo con clase, siento comunicarte que el asunto restaurantes estará muy difícil, por no decir imposible, porque los pocos sitios que hay están reservados con antelación. Eso sí, sin dejar la comida rápida, puedes encontrarte cosas interesantes como Focaccias en la Svampi, una pequeña pizzería regentada por italianos, que está en uno de los callejones que va de la Calle Trasera a la Avenida Marítima.

indianos049

Dónde cambiar el agua al canario

Anda, no te escandalices. Sabes tan bien como yo que es una necesidad como otra cualquiera, y probablemente de las más importantes.
Te pondré en situación: Santa Cruz de La Palma, hasta el año pasado, era mundialmente conocida como una de las mejores ciudades para hacer tus necesidades en noches de jolgorio y destrucción, pues tenía todo el frente marítimo ocupado por una zona de aparcamientos, al borde de la cual podías contemplar el mar rompiendo bajo tus pies mientras aliviabas tu pesada carga. La Luna, olas, y pis. Enternecedor.
Pero, siento decírtelo, el pasado verano llegó el progreso a esta ciudad, y ahora donde antes estaba ese paraíso del borracho apurado, ahora hay montañas de prismas de hormigón de varias toneladas para la obra de una futura playa. Ahora bien, la obra está vallada, así que si pensabas esconderte entre bloques lo vas a tener difícil. Así pues… ahora mismo estarás tirándote de los pelos, presa del pánico, preguntándote ¿¿Cómo haré entonces?? Tranquilo, no empeores tu incipiente alopecia, tengo opciones para ti.
Básicamente, todo depende de dónde estés, o de lo lejos que puedas llegar con tu urgencia de vejiga. Las zonas clásicas alternativas a “la marea”, como se la conocía tradicionalmente, son los rincones a la entrada del puerto, las zonas del Césped de la Avenida Marítima, y todo el frondoso margen de la Avenida de los Indianos, a la entrada de la ciudad. Aparte de eso, en la otra esquina de la ciudad, tienes el foso del Castillete (Oscuro y tenebroso, ve bajo tu propio riesgo), y, si de verdad eres una persona muy cívica, verás factible bajar al barranco de las Nieves, junto al Barco de la Virgen. Mucho ojo, que los barrancos en Invierno tienen una utilidad concreta para la naturaleza, pero si no llueve no deberías temerlo mucho. Más allá de eso, allá tú dónde haces tus cosas, pero no seas mala gente y busca un rincón que no moleste a nadie (puertas de casas o locales no valen).
¡Ah, un último consejo! Si te metes en el mogollón de gente de la Calle Real… vete desahogado, porque salir de él cuesta muuucho rato. Se convierte en un río humano que avanza muy lentamente bailando al ritmo de batucadas, y que te puede pillar desprevenido.

indianos019

Hacia dónde huir cuando estás agobiado

¡¡AAAAAHHHHHHH!! ¡¡Necesito aire!! Sí, probablemente esta sensación te llegue a lo largo de los Indianos. Muchísima gente (La población de la ciudad se quintuplica este día), todos de blanco, música estridente por doquier, gente borracha, polvos talcos a mansalva… Es normal que te termines por agobiar. Lo mejor que puedes hacer, llegado el caso, es caminar hacia la parte norte de la Avenida Marítima, o a la parte alta de la ciudad, muchísimo menos masificada al estar alejadas de las zonas principales por las que se desarrolla la fiesta. Y cuando hayas cogido aire, no me seas soso y vuélvete a la fiesta, que da mucho de sí.

¿Necesito ropa de Indianos y Polvos de Talco?

Mmmhh, depende. Depende de cuánto quieras desentonar o destrozar la gracia de una fiesta tan maravillosa. Por lo que mas quieras, ponte ropa acorde a Indianos. Guayabera, pantalón y zapatos en los chicos (Más sombrero panameño, pero son pocos los sombreros que vuelven a casa al final del día), y un traje de época al gusto en chicas (Es más variable que el masculino, así que tendrás que inspirarte en fotos de la fiesta para hacerte el tuyo, o comprarlo hecho, y te ahorras un problema), traje al que se le añade un sombrerito adecuado (Desde pamelas hasta tocados), collares de perlas de colores, o cualquier alhaja que consideres que llevaría una emigrante cubana hortera y ostentosa que quiere impresionar a la familia que dejó en La Palma años ha. Y ya si quieres ponerle la guinda al pastel, consíguete una sombrilla, que te sirve tanto para taparte del sol, como para atizar a los indianos más cansinos. Por supuestísimo, sobra decirlo, todo en tonos blancos, marfil, hueso, beige o similares. Ya después la imaginación popular permite loros de mentirijilla, maletas antiguas cargadas de riquezas de Cuba, billetes locales poco serios con fotos del alcalde de turno y muchas otras cosas que te sorprenderán. Además, se permite también, sólo para los más alocados, disfrazarse de el prototipo ya mítico de “La Negra Tomasa“, la típica criada de raza negra que trabaja para el ricachón indiano, con su piel embadurnada de pintura negra, sus largas pestañas, sus labios rojo pasión, y su traje rojo y blanco.
Si después de todo, piensas ponerte la primera camiseta blanca que encuentres en tu armario y un pantalón corto, mejor quédate en tu casa a ver los Indianos por la tele. ¡Somos así de chungos, no queremos cutres en la fiesta!

Otro asunto es el de los polvos de talco. No son obligatorios, sí recomendables, pero para nada obligatorios. Curiosamente, he descubierto últimamente que cuanto más se es de Santa Cruz de La Palma, menos importancia se le dan. Los de fuera recurren más a ellos que los locales por lo general, así que si no llevas no pasa nada. Ya vendrá alguien a empolvarte, no te preocupes. Eso sí, hay que reconocer que es muy divertido empolvar a diestro y siniestro, a gente conocida y no tanto. ¿Qué donde los consigues? Hay un camión que los reparte de forma gratuita a eso de las 16:00 a 17:00h en frente de Correos, pero que te caiga uno en las manos es cuestión de suerte. La otra opción es comprarlos en supermercados, tiendas de artesanía, o alguna de las pocas tiendas que abren hasta mediodía.

Tenemos un post entero sólo para esta cuestión de vital importancia para los que no vivan en la ciudad. Ver Dónde aparcar en Indianos?.

indianos055

¿Qué más debo saber?

Pues la verdad es que los Indianos dan mucho de sí, así que si quieres una serie de recomendaciones de alguien que ha ido toda la vida a los Indianos, allá van:
1- Los Kioskos donde ponen música actual y reggaetón están bien durante un rato, pero si quieres ser parte íntegra de la fiesta, vete a donde pongan música cubana, como detrás del Cabildo o la Plaza de España.
2- Los años han ido masificando la fiesta y por tanto, se ha ido perdiendo parte de la gracia que tenía. Pero si aún así quieres ver el verdadero espíritu original de los Indianos, te recomiendo que vayas al entorno de la Plaza de España por la mañana, pues a partir de mediodía la cosa se empieza a desbordar. Desde las 9-10 de la mañana podrás ver gente por allí. ¡Y no olvides pedirte un guarapo (jugo de caña de azúcar con limón) en el puesto que hay allí montado!
3- Si tienes los ojos sensibles… ¡Lleva colirio!. El polvo de talco es una sustancia muy secante, y es mucha la gente a la que le molesta en los ojos al cabo del tiempo.
4- No estaría de más llevar un vaso con tapa para evitar que se te llene el ron de grumos con los con polvos de talco. Como apunte interesante, has de saber que la evolución ha dotado a algunos seres de la increíble capacidad de usar la tapa de los botes de talco sobre un vaso de tubo de plástico… y hacer que encajen maravillosamente. ¡Inventiva al poder!
5- Si algo bueno tienen los polvos de talco es que si te manchas tu valioso traje con cualquier cosa, te los echas encima y fin del problema.
6- Hay muchos grupos de gente que tunean un carrito de la compra del supermercado, con mejor o peor gusto, y lo convierten en un minibar ambulante con mucha gracia y utilidad.
7- Si te gusta la marcha dura, métete en la Calle Real. Suele haber batucada y, según el año, un cañón que dispara polvos de talco (sin el bote de plástico, no te preocupes por tu integridad física). Eso sí, como dije anteriormente, la gente va muy lentamente y bailando, así que tómatelo con calma.
8- Por favor, NO TIRES POLVOS DE TALCO DIRECTAMENTE A LA CARA, resulta muy desagradable, no hace la más mínima gracia, haces enemigos para toda la vida, y hay quien dice que está perseguido por leyes internacionales del tribunal de La Haya.
9- No estaría de más llevar unos zapatos que no tengan suela plana y/o propensa a resbalones. Recuerda que el polvo de talco sobre los adoquines resulta ser muy deslizante, y si se moja se convierte en una auténtica pista de patinaje.
10- Esta última recomendación es la más importante de todas. Por favor, te lo ruego por lo que más quieras: No utilices la frase “¿Te puedo echar un polvo?” o cualquiera de sus variantes con clara connotación sexual. No, no la has inventado tú en un arrebato de genialidad nunca antes visto. Y no, no sirve para ligar en absoluto.

Esto es todo, amigos míos. Si tienen alguna duda o apunte, cualquier comentario será bien recibido, y si no, ¡nos vemos las caras el Lunes de Indianos (o no, porque reconocer a alguien cubierto de polvos talcos es complicadísimo)!

PD: Les dejo un extra para el que quiera ir calentando motores: Una Lista de Música de Indianos en Spotify!